jueves, 11 de mayo de 2017

HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS PARA DESPUÉS DE COMULGAR (CÁNTICO DE LOS TRES NIÑOS EN EL HORNO DE BABILONIA)

(Himno de acción de gracias del Antiguo Testamento (Daniel 3, 57-88, 56) que los tres jóvenes, Ananías (Sidrac), Misael (Misac) y Azarías (Abdénago), condenados por el rey Nabucodonosor a morir quemados en un horno, cantaron al verse salvados de las llamas por intervención divina).

Antífona:
Cantemos el himno de los tres mancebos, aquel que cantaban los santos en el horno ardiendo, bendiciendo al Señor.
R: 
¡Aleluya!

Cántico de los tres niños en el horno de Babilonia

Obras todas del Señor, bendecid al Señor; loadle y ensalzadle sobre todas las cosas por todos los siglos.
Ángeles del Señor, bendecid al señor; cielos, bendecid al señor.
Aguas todas que estáis sobre los cielos, bendecid al Señor; virtudes todas, bendecid al señor.
Sol y luna, bendecid al Señor; estrellas del cielo, bendecid al Señor.
Lluvias todas y rocíos, bendecid al Señor; espíritus o vientos de Dios, bendecid todos al Señor.
Fuego y calor, bendecid al Señor; frío y calor, bendecid al Señor.
Heladas y nieves, bendecid al Señor; noches y días, bendecid al Señor.
Luz y tinieblas, bendecid al Señor; relámpagos y nubes, bendecid al Señor.
Bendiga al Señor la tierra; alábele y ensálcele sobre todas las cosas por todos los siglos.
Montes y collados, bendecid al Señor; plantas todas que nacéis en la tierra, bendecid al Señor.
Fuentes, bendecid al Señor; mares y ríos, bendecid al Señor.
Grandes cetáceos y cuanto se mueve en las aguas, bendecid al Señor; aves todas del cielo, bendecid al Señor.
Bestias todas y ganados, bendecid al Señor; oh hijos de los hombres, bendecid al Señor.
Bendiga Israel al Señor; alábele y ensálcele sobre todas las cosas por todos los siglos.
Vosotros, sacerdotes del Señor, bendecid al Señor; siervos del Señor, bendecid al Señor.
Espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor; vosotros, santos y humildes de corazón, bendecid al Señor.
Vosotros, Ananías, Azarías y Misael, bendecid al Señor; loadle y ensalzadle sobre todas las cosas por todos los siglos.
Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo; alabémosle y ensalcémosle por todos los siglos.
Bendito eres, Señor, en el firmamento del cielo; y digno de alabanza, de loor y de ser ensalzado por todos los siglos.

Salmo 150

Alabad al Señor, en su Santuario; alabadle en la mansión de su poder.
Alabadle por sus estupendos prodigios; alabadle por su inmensa grandeza.
Alabadle al son de clarines; alabadle con el salterio y la cítara.
Alabadle con vuestras danzas sagradas, al son del tímpano; alabadle con instrumentos de cuerda y con la flauta.
Alabadle con sonoros címbalos; alabadle con címbalos de júbilo.
Que alabe a Dios cuanto tenga un soplo de vida.
Gloria al Padre...

Antífona:
Cantemos el himno de los tres mancebos, aquel que cantaban los santos en el horno ardiendo, bendiciendo al Señor.
R: 
¡Aleluya!

Kyrie eléison, Christe eléison, Kyrie eléison. Padrenuestro.

V). Y no nos dejes caer en la tentación.
R). Y líbranos del mal.

V). Todas tus obras te reconozcan, Señor.
R). Y tus santos te bendigan.

V). Se alegrarán los santos en la gloria.
R). Se gozarán en sus mansiones.

V). No a nosotros, Señor, no a nosotros.
R). Sino a tu Nombre de toda la Gloria.

V). Señor, atiende mi oración.
R). Y mi clamor llegue a Ti.

V). El Señor esté con vosotros.
R). Y con tu espíritu.

Oración

Oh Dios, que a los tres niños mitigaste las llamas del fuego, concede propicio que la llama de los vicios no abrase a tus siervos.
Te suplicamos, Señor, que de tu santa inspiración provengan nuestras acciones y con tus auxilios las continúes, para que todas nuestras oraciones y operaciones reciban siempre de Ti su principio, y se encaminen a Ti como a su fin. Concédenos, te rogamos, omnipotente Dios, la gracia de que logremos apagar las llamas de nuestros vicios, Tú que diste al bienaventurado san Lorenzo superar el fuego de sus tormentos. Por Cristo, nuestro Señor.
R). Amén.