miércoles, 30 de julio de 2014

ORACIÓN A SAN JOSÉ (8)

Amorosísimo Protector mío, volved sobre mí vuestros piadosos ojos, y ved el estado lastimoso a que me ha reducido mi aversión a la mortificación cristiana. ¡Ay, cuán grande es el número de pecados que me ha ocasionado la inmortificación! Heme aquí ahora postrado a tus pies, suplicándote me alcances la fuerza necesaria para salir de tanta miseria, y animarme a mortificar continuamente esta carne rebelde... ¡Desventurado de mí! Si con fe devota hubiese invocado el poderoso nombre de vuestro Jesús, no habría venido a parar a tanta desdicha, ni el demonio, encadenándome, habría alcanzado tantas victorias sobre mí. Ahora, pues, que lleno de confianza acudo a Vos, no tardéis en venir en mi auxilio. Yo os prometo que en cualquier tentación, necesidad o peligro en que me viere, quiero invocar y mediante la divina gracia invocaré inmediatamente y con fe el nombre dulcísimo de Jesús, por el que espero obtener la corona de la gloria. ¡Oh amado Santo, pueda yo expirar diciendo con amor: "Jesús, José y María, mi corazón os doy y el alma mía".

No hay comentarios:

Publicar un comentario