jueves, 15 de febrero de 2018

ORACIÓN PARA COMBATIR LA DEPRESIÓN

Padre amado, en tus manos pongo todas mis preocupaciones, cargas y sufrimientos que están causando un terrible mal a mi alma.
Señor, sé que siempre diriges tu mirada a todos los que sufren porque Tú nos amas con un amor eterno.
Tu compasión todo lo puede, tu compasión es capaz de tocar mi vida y mi corazón y transformar todo mi dolor y frustración en deseos llenos de vida y esperanza.
Ven Señor, escucha mi plegaria, llévate mi dolor causado por esta depresión que me mantiene en la calle ciega del desconsuelo e invadido por la desesperanza.
Tu Palabra es poderosa, tu Palabra es fuente de sanación y de vida y, por eso, a Ella me confío, bajo su sombra me cobijo y en tus manos me pongo.
Por la fe sé que Tú me proteges y en este momento vienes en mi auxilio para alejar el dolor y la tristeza que abate mi alma.
Invoco a los Santos Ángeles Custodios para que sean mi pedestal, mis protectores y mi apoyo espiritual contra los poderes del maligno que quieren gobernar mi vida.
Ven y libérame de esta amarga depresión en la que me encuentro. Sana todas esas heridas que no han cerrado y que me mantienen atado a rencores y dolores pasados.
Dame la fortaleza necesaria para sobrellevar con esperanza este tiempo difícil y pueda yo llegar a descansar junto a las aguas tranquilas de tu presencia.
Señor, enséñame cómo elegir mis caminos, que pueda sentir tu mano poderosa sobre mí y encontrar alegría y protección en tus sacramentos, que son el escudo de la fe que tengo para defenderme contra esos dardos venenosos de la desesperanza y la depresión.
Gracias, Padre, porque sé que me has escuchado en este momento, porque sé que en este instante estás moviendo las cosas de tal manera que pronto pueda ver una salida llena de luz, una salida llena de amor en tu nombre.
Gracias porque por medio de tu Verdad me estás levantando en victoria y dejas fuera del alcance a toda depresión que intenta invadir mi espíritu.
Gracias, amado Padre, porque en este momento estás derramando bendiciones en mi vida.
En el nombre de Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.